Puedes seguir las presentaciones y noticias del libro en el Facebook: www.facebook.com/ las.montanas.siguen.alli

 
La tragedia de los Andes contada por uno de los dieciséis sobrevivientes, cuarenta años después.
 
Cuando, el 22 de diciembre de 1972, el mundo descubrió que dieciséis de los cuarenta y cinco pasajeros del avión que se había estrellado en los Andes permanecían con vida, nadie salía de su asombro. Si bien los familiares y amigos de los sobrevivientes estaban felices, ninguno creyó que alguno fuera capaz de superar ese trauma. Sin embargo, a más de cuarenta años de la tragedia, el tiempo demostró que todos pudieron seguir adelante, formar una familia e incluso destacarse en el ámbito profesional. En un relato apasionante y esperanzador, Pedro Algorta rompe el silencio, cuenta de primera mano una de las más increíbles historias de supervivencia humana y alienta a todos los hombres a poner sus propias montañas en perspectiva y superar cualquier obstáculo que pueda cruzarse en su camino.

"Una total y casi perturbadora sinceridad es la que expresa mi querido Pedro en su libro. Son raras las veces en que una persona expone tanto de su ser en palabras tan sinceras y cargadas de emociones. Con Pedro compartí en la montaña todos los sentimientos que un ser humano puede tener, desde la pena, el dolor, la ansiedad y el miedo hasta el amor y la felicidad de volver a nacer. Sin duda, éste es un libro que hace reflexionar."

NANDO PARRADO

Hola,

Soy Pedro Algorta. Soy uno de los Sobrevivientes de Los Andes. Durante 35 años el accidente de Los Andes fue un tema privado para mí. Solo lo hablaba ocacionalmente con mi familia, mis hijos y mis “hermanos de la montaña”. Mientras tanto, hice una vida normal. A los tres meses de haber salido de los Andes ingresé en la Universidad de Buenos Aires y luego me recibí de Licenciado en Economía. Más tarde, en 1980 fui a la Universidad de Stanford donde obtuve un MBA y a partir de mi regreso realicé una carrera empresarial que me llevó a ocupar cargos relevantes en la Organización Techint, Cervecería Quilmes, Peñaflor, Campofrío y Cepas Argentinas.

En el 2007 abandoné la vida de las empresas para dedicarme a la consultoría, a mi campo en Uruguay y tener más tiempo para visitar a mis hijos y nietos en España. Pero fundamentalmente he realizado una intensa actividad como conferencista y director de talleres.

En todas mis actividades, mezclo mi experiencia de Los Andes, mis 35 años de vida corporativa y también lo que aprendí sobre “Liderazgo Adaptativo”. Esto último me ha permitido comprender cómo sin haber sido Jefe en la montaña, yo siempre sentí que había hecho contribuciones importantes al grupo para que haga las cosas que tenía que hacer para adaptarse y sobrevivir.

Pero fundamentalmente, la montaña está abierta, y todos los días descubro miradas nuevas que me ayudan a entender cómo sobrevivimos y nuevas aplicaciones a los temas de todos los días, ya sea de las organizaciones que quieren adaptarse y progresar en situaciones difíciles e inciertas como de las personas y su increíble resiliencia.

Hoy paso mis días entre España, Argentina y Uruguay. Hablo donde me quieren escuchar. Me encanta hacerlo, y nunca una reunión es igual a otra.